viernes, 19 abril, 2024
InicioSociedadLa conexión definitiva de La Colada tendrá una línea eléctrica propia

La conexión definitiva de La Colada tendrá una línea eléctrica propia

La Junta de Andalucía ha dado este miércoles los detalles del proyecto de conexión definitiva del embalse de La Colada con el de Sierra Boyera, una vez que el consejo de gobierno aprobó el martes de esta semana el presupuesto de las obras, que se estima que cuesten 11,1 millones de euros. Debido a la envergardura de la actuación, antes de poder licitarla tenía que ser aprobado su presupuesto en el órgano ejecutivo de la Administración autonómica.

Los delegados del Gobierno, Adolfo Molina, y de Agricultura, Antonio Acosta, han aclarado que esta conexión definitiva aprovechará parte de las instalaciones ya existentes, tanto las antiguas que hizo la Junta en su día, que se quedaron paralizadas en 2009, como las más recientes que ha levantado la Confederación Hidrográgica del Guadalquivir con carácter de emergencia.

Una nueva línea

Entre las principales novedades de esta conexión final con la red secundaria se encuentra la instalación de una línea eléctrica de 3,5 megawatios para dar energía a las bombas que tienen que subir el agua desde La Colada hasta el depósito intermedio del Cuartanero, a una cota más elevada que la lámina de agua del embalse. Desde allí el suministro llega por gravedad hasta la potabilizadora (ETAP) de Sierra Boyera, en Peñarroya-Pueblonuevo.

La conexión a la red eléctrica convencional, para lo que la Junta ya dispone de los permisos, es esencial para abaratar el coste del transporte del agua. Ahora mismo las bombas funcionan con grupos electrógenos de gasoil, ya que no hay potencia suficiente en las líneas que pasan por la zona. Eso supone un tremendo gasto que alcanza de media los 6.000 euros diarios, coste que asume la empresa provincial de aguas de la Diputación, Emproacsa.

Además, los grupos electrógenos han dado algunos fallos en los seis meses que llevan en funcionamiento, debido a distintas averías. Eso ha supuesto la interrupción total del suministro durante varios días a la mayor parte de los municipios de las comarcas de Los Pedroches y el Guadiato, que beben de la planta potabilizadora de Sierra Boyera. Con la conexión a la red eléctrica se acabarán esos inconvenientes.

Además, los 3,5 megawatios de potencia permitirán aumentar el caudal que va por las conducciones hasta la ETAP, pasando de los 400 litros por segundo a los 600 que se prevé para el futuro, lo que sería suficiente para las necesidades de la zona.

Plazos

La Junta tiene ahora varios meses por delante hasta completar los procedimientos de licitación y adjudicación, que llevan su tiempo. Probablemente las obras no comenzarán hasta la próxima primavera, pero es imposible acortar más esos tiempos debido a las complejidades burocráticas.

Después, la empresa adjudicataria tendrá 12 meses para realizar las obras al completo. Sólo quedan unos tres kilómetros de conexión definitiva, pero hay que hacer también la instalación de la red eléctrica. Después serán necesarios otros tres meses de prueba de las instalaciones antes de su entrada en funcionamiento definitiva. Con suerte y si no hay más inconvenientes, la conexión definitiva no estará lista hasta el verano de 2025. Son 16 años después de su paralización en 2009, en medio de la anterior crisis económica, cuando nadie se acordaba de la sequía.

Más Noticias