lunes, 26 febrero, 2024
InicioSociedadElis Regina: la mítica cantante brasileña que marca la actualidad 41 años...

Elis Regina: la mítica cantante brasileña que marca la actualidad 41 años después de morir

«Las escenas del documental son el equivalente musical a tener imágenes de Leonardo Da Vinci pintando la Mona Lisa, de Orson Welles dirigiendo Ciudadano Kane. Lo más próximo que tenemos en términos cinematográficos es la serie Get Back, que captura a los Beatles creando el disco Let it Be, con el agravante de que Elis & Tom es muy superior». Alexandre Matías, veterano crítico musical brasileño, no duda a la hora de considerar histórico el lanzamiento del documental Elis & Tom, tinha de ser com você. Tras haber pasado por cuatro festivales internacionales, entre ellos el Marché du Film del Festival de Cannes, el documental llega a los cines de Brasil el próximo 21 de septiembre. Y ya ha sido seleccionado en media docena de festivales internacionales, entre ellos el In-Edit de Barcelona, especializado en documentales musicales y que se celebra entre octubre y noviembre.

El documental redondea con registros íntimos la imagen pública de la cantante más idolatrada de Brasil. Elis la diva, la intérprete que liquidó la contención susurrante de la bossa nova con su vozarrón. Elis la cantante maldita que murió trágicamente con apenas 36 años de edad en 1982 en circunstancias oscuras (oficialmente por sobredosis de cocaína y alcohol). El documental apuntala también el mito de Tom Jobim, el músico que convirtió la bossa nova en objeto de culto mundial, el compositor al que se rindió el Olimpo del jazz estadounidense. Jobim, el mestre soberano que pone nombre el aeropuerto internacional de Río de Janeiro. Elis y Tom, cara a cara.

Las imágenes de Elis Regina y Tom Jobim en el estudio MGM de Los Ángeles, grabando uno de los álbumes más icónicos de la música brasileña entre el 22 de febrero y el 9 de marzo de 1974, permanecieron casi medio siglo guardadas. El tiempo de maduración que Roberto de Oliveira, antiguo manager de Regina, necesitó para asimilar aquel encuentro de titanes del que nació un disco que cautivó a la crítica mundial. «Elis & Tom es una joya, es como un cristal. Es un diamante fluyendo en la belleza del espacio más brillante. Es cristalino y es perfecto. Cada respiración, cada nota del piano, están en el lugar correcto», afirma en el documental el crítico de The New York Times Jon Pareles.

Las imágenes inéditas, salpicadas de declaraciones y contexto, no defraudan. Las grandes perlas son las escenas más informales, regadas de alcohol, sembradas de carcajadas, envueltas en una permanente neblina del humo de tabaco. Elis Regina mueve los brazos en molinete mientras canta Só tinha de ser com você, algo difícil de imaginar cuando apenas se escucha. Elis abraza a su hijo pequeño (João Marcelo Boscoli). Bebe, bebe y canta escandalosamente la frase me deixa em paz. Pasea por Los Ángeles con Tom Jobim. Le roba las gafas al mestre soberano en un momento íntimo. Habla portuñol con uno de los técnicos de sonido.

En los descansos, Elis y Tom interpretaban informalmente clásicos de Ary Barroso o Johnny Alf. Jobim muestra ser un avezado guitarrista. Su mano izquierda encuentra con facilidad los complejos acordes de Caco Velho y Na Batucada da Vida, piezas de Barroso que interpreta con la inconfundible batida entrecortada que João Gilberto inyectó a la bossa nova. Curiosamente, las únicas imágenes de aquel encuentro que se hicieron famosas (Elis intentando contener las risas que la poseyeron al interpretar Aguas de março, cantando frene a Jobim con un micrófono en medio), no aparecen en el documental.

Cubierta del álbum ‘Elis & Tom’.

Cubierta del álbum ‘Elis & Tom’./ Archivo»Sabía que estaba presenciando un momento histórico. Desde el instante en que junté a los dos, no tuve dudas», aseguró recientemente Roberto de Oliveira, que ha dirigido el documental, al Jornal da Band. Sin embargo, no todo fue un camino de rosas. La grabación estuvo a punto de descarrilar. Las dos estrellas chocaron frontalmente. Y Elis llegó a hacer las maletas para volver a Brasil.

De la tensión al amor

El nacimiento del disco Elis & Tom no fue espontáneo. La idea surgió en la cabeza de Roberto de Oliveira, como se detalla en el filme, para intentar recuperar el prestigio que Elis Regina perdió al acudir a cantar en las ‘Olimpadas’ del Ejército de 1972. La izquierda y el sector cultural retiraron a Elis su condición de favoritísima. Le dieron la espalda, acusándola de haber limpiado la cara a la dictadura. Poco importa que Regina fuera obligada a cantar en aquel evento tras haber afirmado a un medio extranjero que «Brasil está gobernado por gorilas». Por su parte, tras años de vida en Estados Unidos, en lo más alto de su carrera, Tom Jobim estaba algo resentido y triste. Pensaba que Brasil se había olvidado de él. «La idea era trabajar con alguien de prestigio para que transfiriera parte de ese prestigio a Elis», confiesa Roberto de Oliveira en el documental. Jobim aceptó gracias a la mediación de Roberto Menescal, uno de los padres fundadores de la bossa nova.

El conflicto explotó cuando Tom Jobim se enteró de que César Camargo Mariano, marido de Elis Regina, que tenía apenas 27 años, iba a tocar el piano y haría los arreglos del disco»

El conflicto explotó cuando Tom Jobim se enteró de que César Camargo Mariano, marido de Elis Regina, que tenía apenas 27 años, iba a tocar el piano y haría los arreglos del disco. Tom, dios de la armonía, the one and only, no digirió bien que otra persona dirigiera musicalmente un disco con sus canciones. Con mucha diplomacia, Roberto Menescal y Roberto de Oliveira apagaron el fuego. «Era el encuentro de dos genios. Cuando estos dos genios se reconocieron, todo fluyó», en palabras de Roberto de Oliveira. Elis & Tom contiene escenas tensas. Jobim hablando en tono áspero. Elis y su marido, incómodos. Tras la tormenta, una calma amorosa. Jobim creció en el proyecto. Fue tomando las riendas musicales. La magia de aquel encuentro se sintetiza en una escena en la que Jobim toca al piano Retrato em preto e branco. Elis canta a su lado, de pie. César Camargo Mariano estudia los acordes del maestro con la fascinación de un alumno aplicado. Elis abraza a Jobim al final, extasiada, gritando «quiero morir en el carnaval». Tras el lanzamiento de Elis & Tom llegó la gira, el éxito absoluto, la transformación y ascenso final de las dos estrellas. Jobim, reconocido a lo grande en Brasil. Elis, que tras aquel encuentro pasó a cantar con una voz más susurrante, volvió a ser aclamada en el trono.

Reina póstuma de la publicidad 

Un anuncio publicitario ha irrumpido en Brasil como un meteorito. El clip, que ha despertado pasiones encontradas, amor desmedido y furia, parece la campaña de promoción secreta de documental Elis & Tom. Resucita a la diva de divas con su inigualable musicalidad. En el anuncio, Maria Rita, la hija de Elis amada por todo el país tras su éxito Cara valente (2003), canta Como Nossos Pais, de Belchior, una de las interpretaciones más célebres de su madre, al volante de una ID.Buzz, la versión actual y eléctrica de la mítica Kombi de Volkswagen, la furgoneta setentera por excelencia. En un momento dado, una vieja Kombi aparece a su lado en la carretera. La conduce su madre, que se pone a acompañarla en la canción con su voz inolvidable.

En realidad, quien va al volante es una actriz a la que la Inteligencia Artificial colocó la cara de Elis Regina. La pieza 70 años de Volkswagen. Lo nuevo vino de nuevo –dirigida por la agencia AlmapBBDO, ha tenido un profundo impacto en televisiones, medios y redes sociales. Su clip en YouTube acumula casi 34 millones de visitas. Es un hecho: Elis Regina, en versión deep fake, continúa reinando 41 años después en su muerte. Y sigue levantando polémicas desde el más allá. Buena parte de la izquierda ha puesto el grito en el cielo, sacando a relucir los vínculos de la marca de coches alemana con el régimen militar brasileño. Algunos medios han publicado reportajes sobre los delatores que Volkswagen tenía en sus fábricas.

Elis continúa moldeando las conversaciones pasionales de un país. El documental Elis & Tom incluye, de hecho, la eterna polémica sobre la muerte de la cantante. El célebre productor André Midani afirma en él que Elis se suicidó, algo que no tiene base sólida. Las imágenes de Elis en su ataúd desentierran las dudas y los detalles macabros de su fallecimiento. Elis no usaba drogas y murió de sobredosis. Aquel fatídico 19 de enero de 1982 la ambulancia tardó más de una hora en llegar. El director forense del hospital era Harry Shibata, médico que siete años antes había firmado el controvertido atestando de óbito que justificaba que el periodista Vladimir Herzog, asesinado por el régimen militar, se había suicidado. ¿Elis Regina murió, se suicidó o la mataron?

La propia Elis Regina –su voz en off planeando sobre paisajes en el documental parecía quitar importancia a la idea de su propia muerte: «Las cosas no se acaban aquí. Venimos aquí para mejorar, para pasar un tiempo haciendo cosas, para después ir a otra vida y tener una vida mejor».

Más Noticias