sábado, 13 julio, 2024
InicioPolíticaMataron de un tiro en la cabeza a un empleado de una...

Mataron de un tiro en la cabeza a un empleado de una peluquería de Recoleta tras una discusión

Otra violenta muerte sacude al barrio de Recoleta en la ciudad de Buenos Aires: una fuerte discusión en el interior de una peluquería entre dos empleados derivó en que uno sacara una pistola y le disparara en la cabeza a su compañero de trabajo. La víctima de 33 años falleció en el hospital y el el asesino de 43 se dio a la fuga.

El homicidio sucedió en la tarde del miércoles en una peluquería de nombre “Verdini” ubicada en la calle Beruti al 3000, casi en la esquina con Austria. Hasta allí acudieron efectivos de la Policía de la Ciudad luego del llamado al 911 de una persona que dio aviso de lo ocurrido.

Según pudo saber LA NACION de fuentes policiales, una vez en el lugar, los agentes encontraron a la víctima identificada como Gabriel Medina con un paro cardiorrespiratorio. Enseguida fue trasladado al Hospital Fernández donde pese a los esfuerzos falleció. El joven trabajaba en la peluquería desde hacía un año como colorista.

Whatsapp Video 2024-03-21 At 00.29.08

El paciente estaba en grave estado y lo habíamos trasladado con un paro cardiorrespiratorio. Se siguió con la maniobras en el shock room del Fernández tratando de revertir la situación, pero lamentablemente falleció”, explicó el titular del SAME, Alberto Crescenti, en declaraciones televisivas. En ese sentido, el médico remarcó que la gravedad de la herida – “un disparo en la cabeza”- dejaba pocas posibilidades de salvarle la vida a pesar a los esfuerzo realizados.

La secuencia se habría iniciado por una discusión en la peluquería una vez que el lugar cerró su atención al público. Allí, según indicaron a este medio, la víctima, el victimario y otras tres personas (una mujer y dos hombres) se quedaron “tomando bebidas” hasta que se produjo una fuerte discusión que derivó en el trágico final.

De un momento a otro, el atacante -que aún no fue detenido, pero sí identificado como Luis Abel Guzmán de 43 años– sacó de entre sus prendas un arma de fuego y le efectuó un disparo en la cabeza a Medina. Posteriormente huyó de la escena del crimen escapando por la ventana. Según trascendió, Guzmán trabajaba allí desde hace una década como mano derecha del dueño Facundo Verdini, el dueño de la cadena de peluquerías.

En las imágenes capturadas por la cámara de seguridad de la peluquería se ve que la víctima estaba sentada en una de las sillas de peluquero y reposado sobre el escritorio cuando fue ejecutado. Entre él y el agresor había una mujer que decidió levantarse cuando la discusión subió de tono. En ese momento, Guzmán con el arma en la mano le apuntó y a los pocos segundos gatilló. El poder del impacto provocó que se rompiera también el espejo de la pared que estaba detrás de Medina.

Ya con la Policía Científica en el lugar, quien se expresó sobre lo ocurrido fue Cristian Benítez, el abogado de la peluquería. Este especuló que en base a lo que se ve en las imágenes y lo que habló con Verdini, podría existir “algún tipo de encono” entre la víctima y el atacante. “Utilizó ese momento para descargar la ira”, dijo en diálogo con TN sobre la causa del disparo.

“Hay cuestiones que no se entienden por más discusión que haya… No encontramos una explicación”, relató. “Se podría decir que hay tensiones como en cualquier lugar de trabajo con inconvenientes, más allá de las cuestiones personales que podría estar padeciendo”, indicó sobre Guzmán.

De la misma forma, confirmó también que la jornada laboral ya había terminado, y que las cinco personas que se ven en cámara estaban “pasando el tiempo hasta retirarse”, y que Medina contaba lo que le había sucedido en una fiesta a la que acudió”.

Por otro lado, aportó detalles que ayudarían en la investigación. Dijo que Abel se escapó por una ventana lateral, pero que intentó huir por una puerta de salida que estaba cerrada. Además, que los dos desempeñaban el mismo trabajo como coloristas: “Puede ser que sea un tema de egos por cumplir la misma función. No se sabía que llevaba un arma. Era una persona retraída y solitaria pero no da para entender esta situación”.

La investigación quedó en el juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nro. 48 a cargo del Dr. Sánchez Sarmiento de la Secretaría Nro. 145 a cargo del Dr. La Torre, quien dispuso labrar actuaciones por “homicidio” y que intervenga la Brigada de Homicidios.

LA NACION

Conocé The Trust Project

Más Noticias