sábado, 13 julio, 2024
InicioSociedadQué pasó con la causa del asesinato de "Poli" Armentano y su...

Qué pasó con la causa del asesinato de «Poli» Armentano y su vínculo con Guillermo Coppola

La recién estrenada serie «Coppola, el representante», que narra la vida del famoso empresario y manager de fútbol Guillermo Coppola, captó el interés del público y volvió a exponer una serie de casos emblemáticos de los años ’90. Uno de ellos fue el asesinato Leopoldo «Poli» Armentano, amigo del representante de Diego Maradona y dueño de los boliches más importantes de la época, hecho que hoy en día sigue impune.

Armentano, señalado por los medios de la época como «El Rey de la Noche», era el propietario de “Trump’s” y “El Cielo”, dos de las discotecas más importantes de la movida porteña. Era habitual encontrar en esos boliches a Carlos Jr. y Zulemita Menem, hijos del por entonces presidente Carlos Menem, Guillermo Vilas, Daniel Scioli, Karina Rabolini, Franco y Mauricio Macri, Coppola y decenas de las figuras más reconocidas de la política, el deporte y la farándula.

Cinco íconos de los noventa en la serie de Guillermo Coppola

El empresario falleció el 22 de abril de 1994, luego de una agonía de dos días por encontrarse en coma después de haber recibido un balazo en su cabeza. Su crimen es otro más de una extensa lista de hechos delictivos sin resolver en nuestro país y dio lugar a un sinín de hipótesis y versiones.

El vínculo entre Armentano y Coppola era tan importante que la serie destina todo un capítulo al mismo, el episodio 3, «Mi Amigo Poli». En la producción, Coppola es interpretado por Juan Minujín y el dueño de «El Cielo» por Joaquín Ferreira, y es aquí donde conocemos su trágico final, que tuvo su inicio luego de salir del restaurante El Mirasol, de Recoleta, donde había cenado con Coppola y el secretario privado de Menem, Ramón Hernandez.

Por este caso, el representante de jugadores estuvo imputado judicialmente -no procesado- como instigador de ese homicidio pero a treinta años del hecho, el crimen se encuentra prescripto y se analizó la posibilidad de realizar un juicio por la verdad.

Guillermo Coppola y Leopoldo
Leopoldo «Poli» Armentano.

La noche del ataque

El 20 de abril de 1994, Armentano cenaba con Coppola y Hernández -quien también asistía habitualmente a sus boliches- y según los testigos supuestamente estaban intentando convencer al empresario, aunque no se supo de qué, la conversación habría subido de tono. Por su parte, «Poli» se negaba rotundamente y hasta hacía gestos de desaprobación con sus manos.

Al terminar, «El Rey de la Noche» dejó estacionado su auto en unas cocheras cercanas al ACA de Palermo y se fue caminando a su departamento. En ese momento, una persona lo abordó y, con una distancia menor a un metro, le efectuó un disparo en la cabeza.

Según las pericias posteriores, el proyectil ingresó por su pómulo y le afectó la visión, quedando alojado en el cráneo. También dañó su cerebro, por lo que todas las acciones que realizó posteriormente fueron por instinto.

Guillermo Coppola y Leopoldo
Guillermo Coppola, Víctor Hugo Morales y Leopoldo Armentano. 

Gravemente herido, intentó abrir la puerta del edificio. Un diariero lo confundió con un borracho, forcejeando con la puerta, y más tarde fue hallado totalmente ensangrentado por el encargado del lugar, Luis Vizcarra, que le abrió. Armentano subió malherido 5 pisos hasta llegar a su departamento.

En ese lugar lo encontraron y lo llevaron al Hospital Fernández, donde permaneció internado en coma antes de fallecer dos días después. Tenía 37 años, no estaba casado y no tenía hijos.

En una entrevista con Clarín, Coppola contó conoció a Leopoldo en la noche porteña y definí a «Trump’s» como «el living de su casa». «Bulnes y Libertador, un boliche chico, mesas cómodas y gente amiga: Alfio Basile, Carlos Babington, Gerardo Sofovich. Era la copa después de la cena… se bailaba. Ahí conocí a Poli. Él era uno de los dueños… pero yo no sabía», dijo.

En ese sentido, comentó que Armentano se acercó a él porque siempre salía con personas de alto perfil mediático. «Yo armaba partidos de fútbol en el Club de Amigos. Me pidió ir y comenzó a ir. Incluso llegué a organizar un campeonato de boliches. Así empezamos y después desarrollamos un vínculo de amistad importante», precisó.

Guillermo Coppola y Leopoldo
Armentano junto a Coppola.

La investigación

Otra de las cuestiones fundamentales del caso fue el manejo judicial, plagado de irregularidades. El juez Francisco Trovato, el primero en la causa, fue notificado del homicidio que debía ser investigado siete horas después de que llegara el primer patrullero. Además, el secretario privado de Carlos Menem jamás fue citado a declarar, a pesar de ser una de las últimas personas en verlo con vida.

Trovato fue sancionado en 1996 por falta de decoro, tras posar la revista Caras; y un año después fue destituido por mal desempeño de sus funciones luego de ser hallado culpable de recibir coimas. Su juzgado fue subrogado muchas veces y más de veinte jueces tuvieron en sus manos el caso del asesinato del empresario de la noche.

En tanto, entre el momento en que ocurrió el ataque y en el que se dio aviso al magistrado, varias personas entraron en el departamento de Armentano para llevarse cosas. Según testimonios, el mismo representante de Maradona habría subido al departamento, del cual se habría llevado un maletín con el que no había ingresado, lo cual negó.

La serie de Coppola que se estrena mañana es la más divertida de los últimos tiempos

Guillermo Coppola y Leopoldo

Las hipótesis por el asesinato de Armentano

“Mi hermano molestaba porque no quería vender droga en su negocio”, había afirmado Andrea Armentano sobre cuál habría sido el motivo del crimen. Según trascendió en ese momento, se creía que ese había sido el tema de conversación del empresario junto a Coppola y Hernández en El Mirasol, lo cual jamás se comprobó.

Según el manager de fútbol, su amigo tenía la idea de unificar tres boliches que tenía en Costanera con una sola entrada y también rechazó la versión de una discusión entre los tres. «Guillote» también había sido acusado de «mandar a matar» a Armentano por una suma de dinero que no le había devuelto, pero no hubo pruebas al respecto y la propia Andrea salió a contar que esa cifra no era tan importante como se decía.

Además se había apuntado contra Carlitos Menem Jr., porque se decía que presuntamente había ordenado la muerte de Armentano por una relación sentimental que mantenía con su hermana Zulemita. Nuevamente, la hermana de la víctima dijo que jamás existió esa relación.

Los fantasmas de una supuesta deuda también habían llegado a señalar a Daniel Bellini, el dueño de la disco Pinar de Rocha. Este empresario fue condenado en 2008 por asesinar a la bailarina Morena Pearson, madre de su hija, de un disparo en la cabeza.

La causa no llegó a nada y finalmente prescribió en 2006. La hipótesis más fuerte es que habría sido asesinado por un profesional, un sicario contratado para terminar con su vida. Además de Coppola, fueron imputados Diego Emiliano Corzo y los exagentes del Servicio Penitenciario de Córdoba Adrián Araujo y Walter Melián. Estos últimos llegaron a ser procesados pero después se les dictó la falta de mérito.

FP / Gi

Más Noticias