sábado, 13 julio, 2024
InicioSociedadDetienen a un remisero como sospechoso por el crimen en la mansión...

Detienen a un remisero como sospechoso por el crimen en la mansión de San Isidro

La causa que investiga el crimen de Jorge Enrique de Marco (65), el activista por los derechos de los animales y agente inmobiliario que fue asesinado en San Isidro, avanzó en las últimas horas con la detención de un sospechoso. 

El acusado sería un remisero que presuntamente trasladó a los delincuentes que en la madrugada del jueves 14 de marzo ingresaron a robar en la casa de la víctima, ubicada en la esquina de las calles San José y Obispo Terrero. 

Los voceros indicaron que el sospechoso formaría parte de una banda conocida como “La del Millón”, que opera en la zona realizando escruches y entraderas

La pista que guió a los investigadores surgió del análisis de las cámara de seguridad que grabó el momento en el que uno de los autores se sube al coche del remisero, un Renault 19 patente BQS-326

San Isidro encuentran a un empresario de 65 años asesinado y maniatado en su casa 20240314
La víctima vivía solo en una casa de San José y Obispo Terrero, en San Isidro. 

Fuentes policiales indicaron que en la grabación se puede ver cuando cerca de las 6 de la mañana del jueves sale de la casa de la víctima portando un arma larga con estuche que presuntamente era propiedad de Jorge de Marco. 

Siguiendo esa línea investigativa, la fiscalía a cargo de Carolina Asprella, pidió ocho allanamientos en la villa la Cava, donde demoraron al remisero y secuestraron distintos elementos de prueba, entre ellos teléfonos celulares, municiones y elementos presuntamente robados de la casa de la víctima.  Además, hallaron cartas manuscritas con datos de interés para la investigación.  

De Marco era rescatista de animales. Fue fundador y presidente del Centro de Prevención de Crueldad al Animal (CPCA). Este jueves 14 de marzo, cerca del mediodía, lo hallaron asesinado en la planta alta de su casa. 

El informe forense

La operación de autopsia reveló que fue atacado a golpes y que su muerte se produjo por un colapso pulmonar a raíz de las lesiones sufridas. El cuerpo estaba boca abajo. Tenía dos costillas fracturadas. Creen que por las ataduras y la posición en la que se encontraba no pudo sobrevivir.

La principal pista señala que fue víctima de un robo. Los autores habrían ingresado por una de las ventanas del primer piso. La casa tiene alarma monitoreada, pero no posee cámaras de seguridad. El sistema se activó pasadas las 2 de la madrugada del jueves, pero nadie se acercó a la propiedad para verificar si todo estaba en orden. 

Una posibilidad es que la víctima haya respondido el llamado de la empresa –que siempre se comunica cuando suena la sirena– y que la respuesta descartara la posibilidad de un intento de robo. 

Jorge Enrique De Marco
Jorge de Marco fue presidente del Centro de Prevención de Crueldad al Animal (CPCA). 

Lo que suponen es que los delincuentes forzaron una de las ventanas de la planta alta de la casona, pero ingresaron por otra. Hasta el miércoles a la noche la víctima estaba con vida, según el testimonio de uno de sus amigos.  

“Estuvo conectado hasta a las 11 de la noche”, reveló este jueves Alberto, en la puerta de la casa de Jorge, mientras peritos de la Policía Científica de Buenos Aires revisaban la casa en busca de rastros. 

Alberto es uno de los mejores amigos del rescatista de animales. Fue el hombre que halló el cuerpo sin vida. Para él la escena parecía la de un robo. La planta alta estaba toda revuelta. 

Quién era y cómo sigue la causa del crimen del empresario asesinado en San Isidro

“Hablamos normalmente y hoy (por el jueves) no contestaba los wasaps ni las llamadas. Con otros amigos en común nos pusimos de acuerdo y vinimos al mediodía. Yo era el único que tenía la llave. Entramos y encontramos la escena de un homicidio”, contó Alberto, en declaraciones al canal TN.        

Una versión indica que los delincuentes se habrían llevado varias armas de fuego. De Marco, que también trabajaba como agente inmobiliario por cuenta propia (según registros contables integraba una sociedad denominada Ribrown SA), era coleccionista y experto tirador. De hecho, los investigadores creen que utilizó una escopeta de su propiedad para defenderse del robo. 

El indicio surgió a partir del hallazgo de un orificio de bala en la misma habitación del primer piso donde fue hallado el cuerpo de la víctima. Lo que creen es que el hombre intentó poner en fuga a los ladrones, y por su reacción lo maniataron de pies y manos, y le dieron una feroz paliza.

Gi

Más Noticias