sábado, 13 julio, 2024
InicioEconomíaLa inflación se acelera en marzo pero consultoras ven más cerca un...

La inflación se acelera en marzo pero consultoras ven más cerca un IPC de 1 dígito: para qué mes

Tras el dato de inflación de febrero de 13,2%, menor a lo esperado por las consultoras, los analistas recalcularon un poco a la baja la estimación inflacionaria para marzo, aunque la mayoría prevé que habrá una pausa en el proceso de desaceleración dado que calculan que la cifra será similar o incluso algo más alta que la del mes pasado.

Así la inflación de marzo, un mes que suele ser complicado por factores estacionales, oscilaría en un rango de entre 13,5% y 15,5%, según los pronósticos de los analistas consultados por iProfesional.

De hecho, los especialistas destacaron que los datos de alta frecuencia en la primera semana de marzo arrojan una aceleración de la inflación  y creen que esa es de las razones por las que el gobierno anunció la apertura de la importación de alimentos que forman parte de la canasta básica y medicamentos, «con el fin de mejorar la competencia y apuntalar la baja de la inflación, y en el nivel de precio de estos productos».

En ese marco, indicó que el BCRA reducirá el plazo de pago de importaciones de alimentos, bebidas y productos de limpieza, cuidado e higiene personal: pasarán de un esquema de pago en 4 cuotas a los 30, 60, 90 y 120 días a un plazo de pago en una sola cuota a los 30 días. Y se determinó suspender, por el plazo de 120 días, el cobro de la percepción de IVA adicional e impuesto a las ganancias a las importaciones de estos productos.

Sin embargo, los economistas relativizaron el efecto de esa medida en el corto plazo, estimaron que el impacto podría sentirse recién en tres meses, y vislumbran que la inflación recién volvería a ser de un dígito entre mayo y junio.

Inflación: ¿qué impacto tendrá la importación de alimentos?

Claudio Caprarulo, director de Analytica comentó a iProfesional que el anuncio de la apertura de las importaciones de alimentos «creemos que forman parte de la negociación que está teniendo el Gobierno con el sector, pero no implica que en el corto plazo eso vaya a repercutir en menos nivel de precios».

Analista estiman que la inflación de marzo rondará entre 13,5% y 15,5%

Analista estiman que la inflación de marzo rondará entre 13,5% y 15,5%

«Los procesos de importación no son super rápidos, al mismo tiempo implican modificar la estrategia comercial que tienen los supermercados, nos parece que va más en una línea de negociación que de efectos concretos al menos en el cortísimo plazo», fundamentó

En sintonía, Sebastián Menescaldi, director de Eco Go, explicó que «alimentos ya tenía un esquema de pagos a 30 días, con lo cual en verdad el efecto verdadero que tiene es más la impositiva, la de menor cobro de impuestos».

«Eso le puede facilitar a los supermercados importar más pero igual eso lleva un periodo; entre que se hace la orden y llega el producto, una importación toma tres meses con lo cual podrías tener un efecto pero de acá a dos o tres meses, no en el corto plazo», estimó. De todos modos, recalcó que la medida permitiría que «el valor de los alimentos no suba tanto», ya que abrir la competencia debería llegara los precios más a un valor internacional».

Lorenzo Sigaut Gravina, director de análisis macroeconómico en Equilibra, concordó que «puede tener un impacto, pero lo veo difícil en marzo, porque no es algo automático, hay que hacer resoluciones hasta que empieza a funcionar el sistema, y después depende mucho también de si efectivamente hay muchos productos que son más baratos afuera, y hay que ver si eso disciplina o no la formación de precios internamente».

Por su parte, María Castiglioni, directora de C&T Asesores Económicos indicó que lo que «estamos viendo en estos primeros días de marzo es que la suba alimentos se mantiene a un ritmo de 11% últimas cuatro semanas, los medicamentos están en torno a 9%-10% y son dos rubros muy sensibles que ya habían ajustado fuerte, con lo cual la desaceleración no termina de ser tan fuerte y en parte esto explica la reacción del gobierno para incentivar que haya como un nivel de precio de referencia de algunos productos importados».

«Nosotros no creemos que eso va a ser algo muy significativo pero puede ser un factor que colabore», opinó.

El gobierno anunció medidas para alentar la importación de alimentos y medicamentos con el fin de bajar la inflación

El gobierno anunció medidas para alentar la importación de alimentos y medicamentos con el fin de bajar la inflación

A su vez,-Lautaro Moschet, economista de la Fundación Libertad y Progreso (L&P)aseguró que «la apertura de importaciones de alimentos generará mayor competencia interna, motivo por el cual es esperable que el rubro de alimentos y bebidas no alcohólicas se desacelere a mayor velocidad que otros sectores» y enfatizó que «esto es un punto muy importante, ya que casi un cuarto del índice se compone por este rubro y tracciona fuertemente al dato de inflación».

Asimismo, Francisco Ritorto, analista de ACM afirmpó que «la apertura comercial en alimentos puede significar una mayor oferta, al menos en las grandes cadenas de supermercados, y una baja de los precios locales por mayor competencia», aunque acotó que esto último no resulta fácilmente predecible».

Además planteó que «otro interrogante que se suma es respecto a la disponibilidad de divisas para sostener esta medida y el tipo de cambio, hasta ahora el mercado convalida el crawl del 2% pero en caso de que sea necesaria una corrección más adelante, ese sinceramiento suele traducirse en inflación, tal como pasó en agosto y diciembre».

El economista Gabriel Caamaño resaltó que «algo que llamó la atención en el registro (de inflación) de febrero fue la altísima dispersión geográfica» y especuló que el anuncio de las medidas es porque «deben haber visto esto, y buscan algún golpe de efecto».

«No las veo como un game changer. Lo cierto es que seguimos con control de cambio, comercio exterior no normalizado y ajuste de precios relativos con tasas de interés negativas. Medio que era esperable que esto pasará. Yo me concentraría en las condiciones para salir del cepo», juzgó.

Inflación: ¿qué prevén para marzo?

Los datos de alta frecuencia de precios mostraron que la inflación aceleró en el arranque de marzo. La mayoría de las consultoras prevén que este mes el proceso de desaceleración inflacionaria que se evidenció en enero y febrero se tomará una pausa, y proyectan un costo de vida similar o algo superior al del mes pasado.

Los precios de los alimentos se aceleraron en la primera semana de marzo, según mediciones privadas

Los precios de los alimentos se aceleraron en la primera semana de marzo, según mediciones privadas

En Eco Go estiman una inflación de 13,5%, en C&T y Analytica prevén 14%, en Equilibra y ACM prevén 15%, en la consultora Ferreres pronostican 15,2%, y en Facimex Valores 15,5%. En cambio, en L&P señalaron que «hay síntomas de que podría llegar a quedar por debajo del 13,2% de febrero, hay que ser cautelosos y esperar a ver como continúa durante la segunda y tercera semana para tener un panorama más claro».

Menescaldi indicó que el relevamiento de Eco Go arrojó en la primera semana de marzo el valor de los alimentos registró un incremento de 3,1%, marcando una aceleración de 2,2 puntos porcentuales contra la semana previa, con lo cual la consultora calcula que la inflación de ese rubro este mes se ubicará en 11,9%

El economista explicó que tras el dato de inflación de febrero corrigió un poco a la baja la estimación de este mes que, de todos modos, mostraría una aceleración impulsada por «los incrementos estacionales en los rubros Educación, Indumentaria, además de las subas ya establecidas (prepagas, taxis, naftas, empleo doméstico, peajes) y un remanente del aumento de electricidad implementado el mes pasado».

Menescalidi dijo que la baja de las tasas de interés puede también ejercer «alguna presión en el margen si el ahorrista no renueva el plazo fijo y esos pesos van a la compra de bienes». Aunque consideró que «para mí el que ahorraba en plazo fijo antes que gastarlo va a buscar otra inversión alternativa, como el dólar, un bono,una acción».

A su vez, la consultora LCG señaló que su relevamiento de precios «marcó una nueva aceleración en la primera semana de marzo: 3,6%» lo que implica una aceleración de 2,3 puntos porcentuales respecto a la semana previa «poniendo en evidencia que la desaceleración se viene amesentando».

«Marzo sentirá el ajuste de otros precios regulados (gas, prepagas, combustibles, colegios) y una estacionalidad que suele jugar en contra. Esperamos un nivel similar al de febrero», auguró la consultora, que remarcó la nueva baja de tasa de interés va «en sentido contrario al que requeriría un programa de estabilización» y «podría poner presión sobre bienes o dólares libres».

Para algunos analistas, la baja de la tasa de interés puede presionar en el margen sobre la inflación

Para algunos analistas, la baja de la tasa de interés puede presionar en el margen sobre la inflación

Ritorto comentó que «para marzo prevemos cerca del 15% mensual, porque todavía se puede evidenciar un realineamiento de los precios relativo, y ya hay aumentos previstos en educación, prepagas, combustibles, cigarrillos, entre otros que pueden poner en pausa» el proceso de desinflación.

A su vez, Castiglioni comentó que «siempre preveíamos que marzo iba a ser complicado por el sector Educación por el inicio de las clases y el aumento de útiles,libros, cuotas de los colegios, a eso se suma el incremento de la tarifa de luz, y otros rubros como prepagas, suba de sueldos de encargados, etc.

«Marzo lo estimábamos inicialmente entre 14% y 15%. Los datos que venimos relevando nos dan 14%. En febrero la inflación fue más bajo de lo esperado, por lo tanto este mes va a estar más arriba. Pero hay que separar la paja del trigo y ver finalmente qué es lo estacional, lo regulado, y cuánto es la inflación núcleo».

Inflación: ¿cuándo llegaría a un dígito?

El presidente Javier Milei alegó días atrás que la inflación real ya sería de un dígito, pero que eso no queda reflejado por las estadísticas del INDEC debido a que el mecanismo de seguimiento de los aumentos no tiene como medir «las bajas por promociones» al estilo 2×1.

El ministro de Economía Luis Caputo también les pidió a los representantes de los supermercados que las cadenas dejaran de lado las promociones «2×1″. Y en ese sentido, el funcionario celebró el miércoles a través de su cuenta de la red social X que la cadena Jumbo modificó sus publicaciones de ofertas, al pasar de un formato de «3×2″ a ofrecer descuentos lineales de entre 50% y 35% los precios en algunos productos puntuales.

En cuanto a la medición del IPC, Moschet argumentó que «como no son tenidas en cuenta las promociones, es cierto que no permite visualizar cierta desaceleración de los precios; sin embargo, es difícil de precisar la incidencia en el próximo dato». Según su visión, «para abril el escenario de mayor probabilidad contempla una inflación mensual de un dígito».

A su vez, Menescaldi dijo que el momento de que pueda volver a un dígito «va a depender de que pase con los servicios públicos, de algunos aún no sabemos cuánto va a ser el aumento como el gas, qué pasa con los aumentos del transporte si a partir de abril se indexan o no, las paritarias». Y auguró que «en principio en el segundo trimestre si sigue todo normalizando, tenés chances de llegar a un dígito, probablemente más en junio».

Estiman que la inflación volverá a ser de un dígito en el segundo trimestre

Estiman que la inflación volverá a ser de un dígito en el segundo trimestre

Al respecto, Caprarulo esgrimió que «la forma de medir inflación del INDEC es siempre la misma, también antes existían promociones, me parece que no hay que empezar otra vez a poner en tela de juicio como se mide la inflación en Argentina dado que desde que se volvió a sanear el INDEC nadie en el mercado juzga o pone en duda la inflación que se informa. El economista dijo que «nuestra proyección es que la inflación volverá a un dígito para mitad de año, igual falta ver cómo se va a resolver el atraso cambiario».

Ritorto aseguró que «la baja de tasas pone presión sobre la brecha cambiaria y eso a su vez sobre la inflación, por lo que en el muy corto plazo parece difícil ver una inflación mensual de un dígito».Y acotó que «las señales que ha estado el gobierno (superávit fiscal, restricción monetaria) aportan a una desaceleración en el largo plazo pero los próximos dos meses son claves para saber cuándo la inflación perforará hacia abajo de los dos dígitos».

Más Noticias