viernes, 1 marzo, 2024
InicioEconomíaSe pinchó el consumo: bajó 1,8% en agosto y ahora las...

Se pinchó el consumo: bajó 1,8% en agosto y ahora las expectativas están puestas en el «plan platita»

Desde mediados de año, el consumo viene marchando a media máquina y esa velocidad se ralentiza en las últimas semanas.

En agosto de 2023, el Indicador de Consumo (IC) de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) mostró un retroceso de 0,9% en la comparación interanual. A la vez esto supone una contracción de 1,8% frente a julio, es decir, descontando los efectos estacionales habituales del consumo a lo largo del año.

Este indicador desarrollado por la CAC refleja la evolución del consumo de los hogares en bienes y servicios. De esta forma, el IC acumula en los primeros ocho meses del año un crecimiento de 2,1% interanual, aunque la pérdida de dinamismo vista en los últimos meses continuaría acentuándose.

«La tendencia bajista en las tasas de crecimiento interanual exhibidas por el IC a partir de enero se desacelera levemente, pero marca en agosto 2023 un nuevo valor negativo«, señalaron.

Esto se dio en un escenario económico con un salto del tipo de cambio a mitad de mes y un incremento de precios, que dio como resultado una inflación de 12,4% en agosto 2023 con una interanual de 124,4% y una acumulada anual de 80,2%.

Además, el informe consigna que «el poder de compra de los hogares se vio notoriamente reducido (una disminución de 17% de ingreso disponible), consolidando una tendencia de mediano plazo a la baja».

Ante la retracción del consumo y los malos resultados en la elección PASO de las que emergió como ganador Javier Milei, la respuesta del gobierno fue reforzar un «plan platita».

Esto se potenció esta semana con la eliminación del impuesto a las Ganancias para los empleados en relación de dependencia que ganan menos de $ 1.770.000 y el reintegro del 21% en las compras que se abonan con tarjeta de crédito.

Para la CAC, «si bien el congelamiento de precios es transversal a gran parte de la sociedad, los bonos, refuerzos económicos y devoluciones de IVA están centrados en aquellas personas de menor poder adquisitivo y, por tanto, tendrán un impacto mayor en el consumo».

Así, «la capacidad de estas medidas en traducirse en efectivas mejoras en el poder de compra de las familias influirá en el comportamiento de los sucesivos meses».

Previa a la puesta en marcha de la devolución del IVA, el consumo vivió un fogonazo tras las elecciones, con un alza de las compras en los supermercados mientras los consumidores buscan anticiparse al traslado a precios.

Así, las ventas en los supermercados, autoservicios y negocios de proximidad crecieron 5,2% el mes pasado, según la consultora Scentia que monitorea 294 categorías de consumo.

“El crecimiento en el volumen si bien es alto y hasta inesperado, tiene su explicación en el gran desempeño del canal supermercados. Aunque este canal lleva varios meses positivos y ya se compara con bases altas de 2022, continúa ganando tráfico y aumentando sus ventas”, explicó días atrás a Clarín el director de Scentia Osvaldo del Rio. El dato de agosto dejó la curva del consumo masivo positiva en 0,2% en lo que va del año.

Más Noticias