domingo, 21 julio, 2024
InicioEconomíaMilei viajó a Florida y sus enviados se reunieron en Nueva York...

Milei viajó a Florida y sus enviados se reunieron en Nueva York con inversionistas

El líder de La Libertad Avanza, Javier Milei, llegó sorpresivamente este viernes a Miami y se trasladó a Naples (en la Florida), mientras que dos de sus economistas se reunían con inversionistas y banqueros para presentar los planes de ese espacio pero también escuchar el clima que reina en Wall Street sobre las propuestas del candidato libertario. Se habló de la posibilidad de seguir viaje a Nueva York, pero tal posibilidad fue desechada.

Sin haberlo anunciado previamente y en medio de un gran hermetismo, Milei llegó a Miami acompañado de su hermana Karina, según confirmaron fuentes de su espacio, aunque el motivo “es personal, no político”, señalaron. “Temas personales, nada vinculado a política o negocios”, dijeron en su entorno.

En un principio trascendió que había viajado a Nueva York directamente, pero en realidad hizo una parada en Miami para luego ir a Naples, una localidad costera mucho más tranquila en el oeste de la península de la Florida, donde no suelen vacacionar los argentinos y uno de los lugares que eligen los estadounidenses adinerados para el retiro. “Busca oxigenarse” antes del tramo final de la campaña, dijeron a Clarín desde su entorno. “En Buenos Aires el ambiente está muy tóxico”, explicaron.

Milei viajará luego a NY, posiblemente el domingo, también en visita privada, un par de días. Pero más allá de que su viaje sea personal, el ganador de las PASO decidió hacer una avanzada en Estados Unidos, donde no lo conocen en ambientes políticos ni económicos y donde sus propuestas generan incertidumbre e inquietud.

Si bien Milei ha declarado ser pro-EE.UU e Israel (gran aliado de la Casa Blanca), desde el gobierno de Joe Biden ven como con cierta preocupación el ascenso de este candidato que quiere “terminar con la casta” y que admira a Donald Trump que también quería drenar el “pantano de Wahsington”. Aquí se lo conoce como “Mini Trump” o “Bolsonarito” y temen que pudiera tener comportamientos antidemocráticos como el asalto al Capitolio o las instituciones brasileñas en Brasilia. También su propuesta de dolarización ha despertado críticas entre expertos.

El hermetismo alrededor del viaje de Milei es fuerte. A pesar de que señalaron que su visita no era de carácter político, se especuló que podría haber estado buscando una reunión con Trump, a quien admira y emula en muchos de sus comportamientos de campaña. Su reciente entrevista con el ultraconservador comentarista estadounidense Tucker Carlson podría haberle abierto la puerta. Pero desde el entorno libertario lo desmintieron. “Sólo es descanso”, señalaron.

Consultado por Clarín, un ex funcionario que tuvo un cargo relevante para la región durante la administración de Trump dijo que: “No creo que Trump respondiera positivamente a un acercamiento a menos que el canal de contacto de Milei fuera muy muy bueno. Trump anda en mil y una complicación (en referencia a la cantidad de juicios que enfrenta) y en campaña y nunca fue dado a esas cosas, ni cuando mostraba curiosidad por Andrés Manuel López Obrador o Bolsonaro cuando ellos estaban en sus campañas iniciales”.

También trascendió que iría a Nueva York a visitar la tumba del fallecido “Rebe de Lubavitch”, séptimo líder de la dinastía jasídica fallecido en 1994, pero el entorno libertario desechó esa versión.

Encuentro con banqueros de Wall Street

Mientras tanto, los economistas enviados por Milei, Darío Epstein y Juan Nápoli, mantuvieron un encuentro el jueves por la noche con inversionistas y banqueros en la casa de Gerardo Mato, ex ejecutivo de HSBC, en Greenwich, un distrito de mansiones millonarias en Connecticut, a una hora de tren de Manhattan.

El clima del encuentro fue relajado y la concurrencia desbordó las expectativas de los enviados de Milei. En principio estaba planeado que fuera una cena formal, pero ante la cantidad de invitados –más de 75– salieron las clásicas empanadas con vino argentino. La reunión comenzó a las 8 y terminó como a las dos de la mañana, algo inédito para los estándares estadounidenses y mucho menos un jueves.

No trascendió la lista formal de invitados, pero hasta allí llegaron un grupo de interesados en los vaivenes argentinos, entre ellos se contarían representantes de bancos y de los principales fondos de inversión y tenedores de bonos como Allianz SE, BlackRock, FMR, Capital Group, UBS, Credit Agricole Group, Vanguard Group, NN Group, Intesa Sanpaolo, Global Evolution, Ashmore Group, TCW Group, entre otros.

El encuentro no fue una presentación formal, sino que fue más bien una reunión interactiva, de trabajo, graficaron fuentes que asistieron al evento. Se habló de la dolarización, del cepo, de la gobernabilidad, de las Leliq, de la velocidad en la reducción del gasto. Los enviados escucharon atentamente a los invitados.

Según inversionistas presentes, Epstein y Napoli “querían más bien escuchar a los distintos participantes del mercado, conocer cómo veían la situación actual y las distintas propuestas electorales”, dijeron a Clarín. Es decir que no fue una conferencia sino un ida y vuelta. “Fueron muy receptivos a diferentes ideas, aunque no dieron demasiadas precisiones en cuanto a la parte fiscal o monetaria”, señalaron.

Los inversionistas encuentran sentido en que los enviados de Milei busquen sondear cuáles son las expectativas porque cualquier plan de estabilización puede depender también de eso. Ellos vieron “con buenos ojos muchas de las propuestas, sobre todo las que implican eliminar regulaciones y bajar gasto público. El objetivo de estabilizar y darle más espacio al sector privado debería ser muy positivo para el crecimiento (una vez hecho el ajuste) y una vez que se entre en esa senda todo va a resultar más fácil. Las dudas pasan por la capacidad de implementación”.

Un ejecutivo de un banco de Wall Street resumió con cierta ironía a Clarín la preocupación por la estructura de La Libertad Avanza. De dónde, en caso de ganar, Milei van a encontrar la gente necesaria para ejecutar las medidas, un tema que se plantea con fuerza en Wall Street: “Creo que hoy apenas llenan dos micros”, sonrió.

Más Noticias