lunes, 17 junio, 2024
InicioPolíticaSin estrategia hasta que Sergio Massa vuelva del FMI, en el oficialismo...

Sin estrategia hasta que Sergio Massa vuelva del FMI, en el oficialismo quieren que Cristina Kirchner se meta en la campaña

La vice, que recibió al candidato a presidente en su despacho, cree que el Gobierno quedó con chances electorales. Cree que acertó sobre el escenario de «tercios». Su «prioridad» de ganar la Provincia.

El 1 de julio, cuando ni el más pesimista de los oficialistas creía en que Unión por la Patria podía terminar tercero en las PASO, Máximo Kirchner ya advertía las dificultades que iba a afrontar en el Conurbano bonaerense si Cristina Kirchner no se involucraba en la campaña y apelaba a lo emotivo para convencer a la vicepresidenta de que hiciera varias recorridas. «Que nos dé una mano la compañera que la necesitamos, la necesitamos«, imploró, sin éxito, ya que su madre no sólo que no lideró recorridas sino que su madre compartió apenas tres actos con el precandidato «de unidad mayoritaria» Sergio Massa

La situación es similar al cabo de la primera semana post primarias. En medio de un escenario incierto, pases de facturas cruzados y la evidencia de que hubo una verdadera rebelión de los intendentes en la provincia de Buenos Aires, en el oficialismo piden -por ahora por lo bajo y en charlas privadas- que Cristina cambie su rol de cara a las generales de octubre y apuntale al tigrense y al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, quien se impuso en la Provincia pero que si no mejora su performance puede sufrir por el efecto del voto útil.

Según repiten quienes escuchan a la vice, la reelección de Kicillof es una «prioridad» de Cristina, de cara a la etapa que viene para el kirchnerismo, más allá de quién sea el próximo presidente. El razonamiento que hacen sostiene que conservar el poder con un dirigente K puro le permitirá hacer pie y condicionar a un eventual gobierno de la oposición, ya sea de Javier Milei o Patricia Bullrich, pero también condicionar a Massa y ponerle límites a su proyecto personal. «Que gane Axel es clave para que nuestro espacio siga estando siempre representado desde un lugar de conducción», expone un dirigente ultra K que suele visitar a la vice en su despacho del Senado.

Kicillof pasó el miércoles por allí, donde coincidió con el desembarco de Eduardo «Wado» de Pedro, jefe de campaña de Massa. Siempre en sus roles de subordinados, ambos manifestaron su deseo de que la vice pueda sumarse a más actividades. «Está claro que todos queremos que participe, es la líder indiscutida del espacio y puede ser clave, pero nadie le puede exigir ni pedir nada a Cristina. Ella va a hacer lo que tenga que hacer, cuando lo crea conveniente», dice una importante espada ultrakirchnerista.

Donde no lo dicen tan serenos es en el territorio. Si bien está dividido lo que se escucha entre los gobernadores, que cuestionaron la falta de coordinación de cara a las PASO y las demoras en el envío de recursos, en el Conurbano bonaerense, los intendentes de la primera y la tercera sección electoral advierten que con Cristina más activa en la campaña, la boleta de Massa puede crecer varios puntos. 

«Perdimos con Milei en las zonas más pobres del Conurbano y eso no es porque están peor que con (Mauricio) Macri, es porque no hubo nadie que les pudiera llegar como ella. Si juega fuerte podemos subir muchos puntos, puede ser un batacazo», dice a Clarín uno de los alcaldes que perdió, producto del arrastre de la boleta presidencial. En su municipio no hubo un «corte con delivery» de boletas.

Entre los que sí lo hicieron y ganaron su distrito por más de diez puntos, hay quienes responden a los pases de factura con un reclamo: «Nos dicen a nosotros y ellos no pudieron convencerla de que va a un acto en los últimos días. Lo nuestro fue supervivencia, porque si no, nos comíamos una piña. Ahora si ella juega va a crecer la boleta de Massa y también la nuestra».

Además del habitual hermetismo de Cristina, la decisión tampoco está tomada. Uno de los pocos dirigentes que hablaron con ella tras las PASO asegura que está confiada en que el resultado «está abierto» y que el oficialismo tiene chances concretas por el escenario de tercios que en mayo «anticipó y acertó».

Por lo pronto, en la reunión que mantuvo con Massa en las últimas horas, quedó claro que el ministro de Economía no iba a poder hacer campaña hasta su regreso del viaje que hará a EE.UU. para tratar de asegurar los desembolsos de dólares. Recién allí, dicen cerca del tigrense, se discutirá el tono, la estrategia y los protagonistas que se sumarán para apuntalar a Massa. 

Más Noticias