viernes, 1 marzo, 2024
InicioPolíticaUna pericia aportó precisiones sobre las enmiendas halladas en los Cuadernos de...

Una pericia aportó precisiones sobre las enmiendas halladas en los Cuadernos de las Coimas

La División Scopometría de la Policía Federal estableció que las tachaduras y sobreescritos fueron hechos por Jorge Bacigalupo, el amigo del chofer Centeno. No cambiarán las acusaciones.

Sólo el aniversario de la explosión pública del más grande caso de corrupción de la historia argentina, conocido como los Cuadernos de las Coimas, había roto el pesado silencio que pesa sobre ese expediente explosivo que se hizo público hace exactamente cinco años. 

Sin embargo, antes de que cayera la noche otra noticia se sumó al cumpleaños, y si bien no tendrá mayor impacto judicial en la causa que ya tiene 31 arrepentidos, sí causa un fuerte efecto mediático: se trata de una pericia caligráfica realizada por la división Scopometría de la Policía Científica de la Federal, según la cual se estableció que las tachaduras, correcciones y sobreescritos que ya habían sido detectados en una pericia anterior sobre los famosos cuadernos del chofer Oscar Centeno, fueron realizadas por su amigo Jorge Bacigalupo, el hombre que entregó esas anotaciones al periodista de La Nación Diego Cabot.

El trabajo técnico fue realizado por pedido de uno de los empresarios procesados en el expediente, Armando Losón, del grupo Albanesi, quien declaró como arrepentido haber entregado dinero a Roberto Baratta -cuyo chofer era el escriba Centeno- pero sólo como aporte para la campaña electoral de 2013, por montos y en circunstancias diferentes a las que estaban reflejadas en los cuadernos.

Su investigación personal -que según reiteró varias veces no busca desmentir el sistema de recaudación de sobornos que reflejaban las anotaciones- tuvo una primera estación en la determinación técnica de que los escritos habían tenido diversas enmiendas, que fueron corroboradas en dos pericias técnicas.

La justicia determinó luego que esos toqueteos no cambiaban las imputaciones que ya fueron elevadas a juicio oral, y que fueron comprobadas con cientos de pruebas y testimonios, incluidos los de la mayoría de los acusados.

Como el caso ya fue elevado a juicio oral y está en manos del TOF 7, el reclamo y la denuncia de Losón ingresaron a los tribunales en un nuevo expediente, que maneja el juez Marcelo Martínez De Giorgi.

Ahora, una tercera pericia realizada por especialistas oficiales y de parte, analizó varios papeles y cuatro agendas de Bacigalupo secuestrados por la policía por orden judicial. Los peritos se reunieron tres veces entre el 28 de junio y el 13 de julio, y analizaron los patrones de escritura manuscrita e imprenta de Bacigalupo, cotejando esos textos e inscripciones con algunos tramos precisos de dos de los ocho cuadernos redactados por Centeno, una autoría que también fue comprobada por la justicia.

Y el resultado de ese trabajo es que Bacigalupo intervino con su lapicera sobre las palabras «Armando», «Alem 855» y «55», en cinco oportunidades.

«Los caracteres de la palabra ‘Armando’ han sido efectuados sobre la base de la subyacente leyenda ‘Marcelo’, agregando nuevos signos gráficos tales como la capital ‘A’ (ambos modelos), procurando construir la palabra contemporánea, y trazados remarcados dando vida a las letras ‘m’, ‘a’, ‘n’, ‘d’ y repaso de la ‘o’.»

La pericia, a la que accedió Clarín, contiene descripciones y precisiones similares con respecto la leyenda ‘Alem 855’, ‘Ferreyra’ e ‘Ing. Ferreyra’. 

Los peritos oficiales comisario Alejandro Matías Centofanti, y la inspectora Analia Noemi Ojeda; los peritos de la querella Guillermo Francisco y Gastón Federico Latour, y el de la defensa, Jorge Alberto Baz, concluyeron que: “con las limitaciones detalladas tanto el indubitado como el estudio mediante imágenes debitadas que impiden visualizar particularidades del sustrato como surcado de los trazos, se infiere que formalmente surge la intervención del Sr. Jorge José Bacigalupo en la confección de las leyendas agregadas y enmendadas existentes en el Cuaderno 7 — «Armando”, del 29 de agosto de 2013 y del 10 de septiembre de 2013; Cuaderno 7 — “Alem 855″ — del 25 de julio de 2013; Cuaderno 7 — “X55″ — del 10 de septiembre de 2013; y Cuaderno 4 — “Ing. Ferreyra” —, del 2 de diciembre de 2008”.

El trabajo pericial llegó este lunes a manos del juez Martínez de Giorgi, que ordenó la descarga de información de los dispositivos móviles y electrónicos de Bacigalupo.

Más Noticias