sábado, 13 julio, 2024
InicioDeportesLos Cremaschi, la familia argentina que disfruta más cerca que nadie la...

Los Cremaschi, la familia argentina que disfruta más cerca que nadie la «Revolución Messi» en Estados Unidos

Nadie olvidará que el debut de Lionel Messi en Estados Unidos incluyó como fabuloso bonus track un tiro libre de luxe que se transformó en golazo para que Inter Miami le ganara en el descuento a Cruz Azul de México por 2-1 por las Leagues Cup. Ya aparece en los libros de historia. Hubo, ojo, otras instantáneas para el recuerdo. El abrazo de GOAT a GOAT con LeBron James. El asombro de Serena Williams con la comba perfecta que dibujó aquel zurdazo antológico. Y más. Mucho más.

Sin embargo, hubo un momento que también fue único. Ocurrió a las 21.28 de la costa Este de los Estados Unidos. Sucedió a los 8 minutos del segundo tiempo del partido bautismal de Messi. Fue cuando el capitán de la Selección Argentina campeona del mundo en Qatar 2022 pisó el campo de juego del DVR PNK Stadium con el uniforme rosa que ya se vende como pan caliente en cada rincón del planeta. Entra el 10 y sale el 30. Sí, en forma de metáfora numérica y guiño del destino, la historia quiso que otro argentino fuera protagonista del momento. El que le dejó su lugar a Messi fue Benjamín Cremaschi, un pibe de 18 años con sueños de barrilete cósmico, que nunca jamás se olvidará de haber sido quien desplegó la alfombra para que el rey del fútbol iniciara una nueva ¿y última? revolución.

Sale Benjamín Cremaschi y entra Lionel Messi. Foto: Reuters

Sale Benjamín Cremaschi y entra Lionel Messi. Foto: Reuters

¿Cómo llegó Benja Cremaschi a ser titular en Inter Miami? La historia la cuenta Pablo, su papá, quien también dejó su huella en el deporte, aunque con otra pelota. Es que el patriarca de los Cremaschi, el padre del chico de la foto que pasará a la historia, jugaba al rugby. Y lo hacía muy bien. Surgido en Los Tordos, se movía como centro y fue el Puma N° 487. Disputó seis test matches entre 1992 y 1995 para la Argentina. Luego, en 1996, se mudó a Buenos Aires y allí se lució en Alumni. Hasta que en 2002 su trabajo lo llevó a Miami. Jamás imaginaba por esos días que su apellido estaría otra vez en el centro de la escena. Y menos que fuera por culpa del fútbol.

«Ojo, hemos sido muy futboleros de toda la vida. Benja nació en Estados Unidos, pero siempre seguimos las ligas europeas donde había argentinos. Siempre fuimos muy fanáticos de River, del Barça, por Masche y Messi, y de Manchester City, por el Kun Agüero, Zabaleta, Otamendi… Siempre cultivamos esa cultura del fútbol argentino, siempre fuimos muy fanáticos», le cuenta Cremaschi padre a Clarín el día después del debut del astro del fútbol en un DVR PNK Stadium que no dio abasto para tanta locura.

Benjamín y papá Pablo. Foto: Familia Cremaschi.

Benjamín y papá Pablo. Foto: Familia Cremaschi.

-¿Cómo vivió la familia el momento en que se enteraron de que Benjamín iba a jugar con Messi?

-Cuando se empezó a hablar de la llegada de Messi era algo totalmente alejado de la realidad, pero cada vez fue tomando más fuerza y empezaron a surgir los comentarios. Le decíamos a Benja: «¿Te imaginás lo que sería que terminás jugando con Messi? Pero era imposible. Era una locura… Pero, bueno, cada vez se fueron acercando más. Y el día, al final, llegó.

-¿Les contó cómo fue el momento en que se cruzó con Messi por primera vez?

-El día en que conoció a Messi… Creo que estábamos nosotros más ansiosos que él. No sé por qué motivo él manejó sus nervios y su ansiedad de una manera bastante bien. Será porque tiene una psicóloga deportiva que lo va ayudando. Por eso, desde nuestro lugar, lo menos que podíamos hacer era transmitirle ese nerviosismo. Así que tratamos de actuar con mucha cautela y no contagiarle nuestra ansiedad. Pero así todo fue muy fuerte. El primer día que lo vio a Messi entrar al vestuario, él estaba sentado y no lo podía creer. Nos contó que se paró y lo saludó a él y saludó a los chiquitos, a los hijos de Messi. Todo con una naturalidad propia de lo que es Leo, un crack. Entonces, todos esos nervios se fueron diluyendo de alguna manera por la calidad de persona que es Messi. Entonces, él rápidamente empezó a entrar, a tener cierta confianza con él, sin dejar de estar híper nervioso y ansioso, pero controladamente.

Benjamín Cremaschi fue citado para la Selección Sub 19 de Estados Unidos.  Foto: Familia Cremaschi.

Benjamín Cremaschi fue citado para la Selección Sub 19 de Estados Unidos. Foto: Familia Cremaschi.

-¿Qué sintieron cuando vieron el cartel que decía el 30 y que iba a ser Benja el que iba a salir para dejarle el lugar a Leo?

-Nos dio lástima, como él dijo. Porque no lo íbamos a ver jugar junto a Leo. La verdad es que esa fue la primera reacción cuando lo cambian por él, Después, el hecho de que lo sacaran y que esa foto recorriera el mundo, con él saliendo y él entrando, nos generó un orgullo tremendo. Benja nos dijo lo mismo. En ese momento, cuando vio la 30, le dio pena tener que salir. Pero, por otro lado, fue, lo abrazó a Leo, le dio un beso, le dijo «suerte» y se transformó en un fan más desde afuera, alentando al equipo.

-¿Y qué fue lo primero que les dijo después del partido?

-Estaba muy contento, estaba con una sonrisa en la cara que no se le borraba. Él sintió que el partido fue un partido difícil para ellos, que entraron muy acelerados, que no les salieron bien las cosas. A pesar de que Benja está teniendo una templanza enorme dentro de la cancha y que pareciera que es más maduro que cualquier chico a su edad -tiene apenas 18 años-, creo que les pesó a todos el partido. No tuvieron un buen primer tiempo, pero al final fue una alegría grande haber ganado. Especialmente para que Leo empezara su carrera en la MLS cerrando un partido y haciendo lo hizo. Fue una alegría inmensa. Benja no paraba de repetir «qué locura, qué impresionante, qué bueno, qué lindo poder jugar con ellos».

El pequeño Benjamín Cremaschi. Foto: Familia Cremaschi.

El pequeño Benjamín Cremaschi. Foto: Familia Cremaschi.

-Fue todo muy rápido para Benja. ¿Cómo empezó esta historia?

-Benja jugaba al fútbol en Weston FC, que es una de las academias de La Florida. Las academias -on dos clubes- más el Inter Miami juegan un torneo que se llama MLS Next. Son pocos por estado y es un campeoanto muy competitivo. Benja tuvo un gran torneo en menores de 16 años. El Weston FC salió campeón y Benja hizo un gol en la final y lo eligieron el mejor jugador del torneo. Ahí Javier Morales y Lobo Ledesma, del Inter, lo llamaron a entrenarse por dos semanas. Y a las dos semanas lo invitaron para que se quedara. Ahí, digamos, empezó su carrera en el Inter que fue de un un año y medio más o menos, porque al final del segundo año ya empezó a jugar en la Reserva del Inter. Y, bueno, a fin de 2022 firmó contrato profesional con la Primera.

-¿Cómo llegaron los Cremaschi a Miami?

-En 2002 me mudé a Miami por trabajo. Vinimos con mi mujer, Jimena, con Juanita, que tenía dos años, y con Segundo, que tenía un año. En 2005 nace Benja y en 2007 nace Santiago. Hace 20 años que estamos afincados en Estados Unidos. Me vine para trabajar con una empresa de publicidad. Vinimos a hacer una startup. Cuatro años después, en 2006, esa empresa se vendió a un fondo americano y yo me continué trabajando para ellos y ya me quedé me quedé a vivir definitivamente. Aunque ya había dejado el alto rendimiento, seguí vinculado con el rugby. Acá en Miami, incluso, fundamos un club de rugby, 

Los Cremaschi rugbiers. Foto: Familia Cremaschi.

Los Cremaschi rugbiers. Foto: Familia Cremaschi.

-¿Mantienen algún lazo con la Argentina?

-Seguimos teniendo un gran vínculo, un fuerte vínculo con Mendoza, de donde somos, Jimena y yo. Nos habíamos mudado porque yo estaba trabajando en Buenos Aires, pero somos de Mendoza. Y tratamos de ir tres o cuatro veces por año, mínimo, a la provincia.

-¿Cómo ven el país desde allá?

Como te decía. Seguimos teniendo un vínculo muy grande con la Argentina por nuestras familias. Tenemos todavía nuestros padres y hermanos allá. Y muchos amigos. Entonces seguimos muy enganchados con el tema de las noticias y la verdad que vivimos con una tristeza grande ver a amigos y conocidos, y todos sus hijos, que tiene pocas oportunidades y están tratando de salir. Es triste ver que es muy difícil poder desarrollarse normalmente en la Argentina. Tenemos nuestro corazón allá, realmente.

-¿Y la vida en Miami?

-Vivimos toda la vida en Key Biscayne, que es una zona de Miami donde hay una fuerte comunidad argentina. Seguimos haciendo y teniendo una vida muy argentina en cuanto a la cultura, en cuanto a nuestros amigos. Te decía: fundamos un club de rugby en 2007 y mis chicos hacían los dos deportes hasta que fueron creciendo y tuvieron que decidirse por uno o por otro. Benja decidió, obviamente, por el fútbol. Segundo siguió haciendo los dos deportes. Y Santi ahora ya también dejó el rugby y juega solamente al fútbol.

Choque de palmas entre Messi y Cremaschi. Foto: AFP

Choque de palmas entre Messi y Cremaschi. Foto: AFP

-Benjamín, como contaste, nació en Estados Unidos. Si se dan las cosas y sigue creciendo como futbolista, ¿lo ves en la Selección Argentina?

-El tema de selecciones es delicado porque claramente si hay un corazón, el corazón es argentino. Pero como Benja dice, él tiene que preocuparse en el día a día, en mañana, en volver a entrenarse bien. Y  llegará el momento de tomar una decisión cuando se presenten las oportunidades. Claramente es muy argentino. Vio el Mundial en la Argentina, la final, salió a la calle a festejar como uno más y siempre hemos estado siguiendo los equipos argentinos y, claramente, somos fanáticos de la Selección Argentina. Veremos o verá él en el futuro cómo se presentan las oportunidades. Ahora lo único que piensa es seguir progresando y consolidándose como un jugador profesional.

Más Noticias