luis-vazquez,-el-pibe-que-a-fuerza-de-goles-peleara-por-un-puesto-en-el-ataque-de-bocaDeportes 

Luis Vázquez, el pibe que a fuerza de goles peleará por un puesto en el ataque de Boca

“Hoy por hoy, es el nueve que necesita Boca por lo que le aporta al equipo. Es un chico muy capaz, muy maduro. Respondió con lo que se le pide a un nueve en Boca, que es hacer goles”. La voz de Martín Palermo, autorizada como pocas para hablar de un centrodelantero vestido de azul y amarillo, hacía referencia hace poco más de un mes y medio a Luis Vázquez, el muchacho que, a fuerza de gritos y buenas actuaciones, se había ganado un lugar en el ataque xeneize. Y que ahora deberá pelear desde atrás a partir de la llegada de Darío Benedetto. Empezó bien: anoche marcó el 3-2 para el triunfo sobre Universidad de Chile.

“Creo que podemos jugar juntos. Él es un gran jugador, es goleador. Pero las decisiones las tomará el técnico”, avisó Benedetto en su presentación en la Bombonera este viernes. El técnico es Sebastián Battaglia, justamente el encargado de haber otorgado a Vázquez un lugar relevante en el equipo. El entrenador apostó por el pibe nacido en Recreo (Santa Fe) hace 20 años, a quien había tenido a su cargo durante un año y medio en la Reserva. Y el delantero respondió.

Vázquez había debutado en Primera cuando todavía jugaba en Patronato, el 13 de marzo de 2019 en un partido por la Copa Argentina que el conjunto entrerriano le ganó por penales a Dock Sud en Rafaela (entró por Ezequiel Rescaldani a ocho minutos del final del duelo). Y había hecho su estreno en Boca el 27 de diciembre de 2020, con Miguel Ángel Russo como DT, en el triunfo 3 a 0 ante Huracán en Bombonera por la tercera fecha de la Fase Campeonato de la Copa Diego Maradona (reemplazó a Ramón Ábila). Sin embargo, recién en el pasado semestre se afianzó.

Luis Vázquez debutó en la Primera de Patronato en marzo de 2019, unos meses antes de llegar a Boca.

Durante la gestión de Russo, apenas jugó 290 minutos repartidos en nueve partidos. Mientras tanto, deslumbraba en la Reserva de Battaglia: hizo 14 goles en 10 partidos en la Copa de la Liga, de la que Boca fue subcampeón tras perder la final con Sarmiento. Por eso no sorprendió que cuando el santafesino se hizo cargo del plantel superior, apostara por su goleador.

El primer encuentro del ciclo Battaglia fue ante Patronato, justamente el club al que Boca le había pagado 400.000 dólares por el 60% de la ficha del delantero en 2019. Ante una lesión en la rodilla izquierda de Nicolás Orsini (que había llegado como refuerzo desde Lanús), Vázquez fue titular y marcó el tanto de la victoria. “Mis compañeros me dan confianza, me aconsejan día a día. Me voy sintiendo más tranquilo”, contó esa noche.

Esa presencia y ese grito no fueron hechos aislados. El centrodelantero que se mira en el espejo del polaco Robert Lewandowski disputó los 22 partidos del ciclo Battaglia (15 como titular y 7 ingresando desde el banco de suplentes) y marcó ocho veces (siete en la Liga Profesional y una en la Copa Argentina). En ese período, ninguno de sus compañeros convirtió tanto (Cristian Pavón hizo cuatro y Agustín Almendra, tres).

“Está en un gran momento y nos da soluciones. Nos pone contentos su presente”, sostuvo Battaglia después de la victoria 2 a 1 ante Godoy Cruz, que se resolvió con un tanto del nueve. Ese nueve que, pese a ese buen momento y esas soluciones, ahora se encuentra jaqueado por la llegada de Benedetto, quien llega como jugador-franquicia de la institución (quedó claro en la presentación) y listo para ser titular. “Tendremos la misma competencia que en mi anterior paso por Boca tuve con Wanchope (Ábila) y con otros jugadores, siempre con buena leche. Me servirá a mí y le servirá a él”, aseguró el exjugador de Olympique de Marsella y Elche.

¿Podrá compartir el ataque con Vázquez, tal como sugirió el viernes? A priori, una propuesta con dos centrodelanteros no parece ser del agrado de Battaglia. Al menos no la utilizó desde que se hizo cargo del equipo mayor. Cuando Vázquez fue titular, compartió el ataque con Cristian Pavón (en seis partidos), Norberto Briasco (cinco) y Sebastián Villa (cinco). Lo mismo sucedió cuando ese lugar lo cubrió Orsini.

Si para Vázquez la competencia será dura, no menos lo será para Orsini. El exjugador de Lanús y Sarmiento, que arribó en julio con el rótulo de refuerzo de peso y en estos meses pasó más tiempo lesionado que sobre el césped, tendrá que remar desde atrás luego de un semestre casi perdido, en el que además se ganó el rechazo de unos cuantos hinchas. El número nueve, que utilizó en la pasada Liga Profesional, este viernes apareció estampado debajo del apellido de Benedetto en la casaca que exhibió el recién llegado. Una señal. Ni más ni menos que eso.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados