elisa-carrio:-“me-espanta-el-vinculo-de-horacio-rodriguez-larreta-con-sergio-massa”Política 

Elisa Carrió: “Me espanta el vínculo de Horacio Rodríguez Larreta con Sergio Massa”

Elisa Carrió reconoce que tiene un muerto en el placard. Fue hace casi dos décadas, de campaña por el sur del país, cuando con su amiga Elsa “Tata” Quiroz guardó, antes de dormir, una enorme olla con un locro a medio comer en el ropero de la habitación del hotel cinco estrellas en el que se hospedaban en Ushuaia. “Al otro día, dejamos el muerto en el placard y nos fuimos”, se divierte la ex legisladora que este sábado festeja los 20 años de nacimiento de la Coalición Cívica-ARI con un encuentro plagado de figuras de la oposición.

El jueves por la tarde, en su casona ecléctica de Exaltación de la Cruz, habló durante más de una hora con Clarín. “Cumplo 65, y van a hacer 30 años de política, en el 2024, demasiado para poner en el cuerpo”, dice.

-¿No va a poner más el cuerpo?

-Sí, el cuerpo sí, los cargos no. Yo detesto una oficina. La condición del ser es la lucha, por lo menos en mi caso. Mi vocación es luchar por los valores, desde el nacimiento del ARI. La gran lucha que queda, que está totalmente inacabada, y que nosotros lo cumplimos a rajatabla veinte años, es la cuestión moral de las prácticas políticas, económicas.

-¿Es una batalla perdida?

-Yo la voy a dar hasta que me muera. Pero solo un milagro lo hace. El contrato moral es un estado de conciencia colectiva. En especial en temas de financiamiento, de las campañas y de la política.

-Pero usted formó parte de un gobierno, el del PRO, en el que el financiamiento siempre fue un tema complejo…

-Pero cuando fui candidata en la Capital, en el 2017, se respetaron los límites, se investigaron los aportes. Esa campaña fue financiada así. Las negociaciones por abajo no forman parte de nuestra historia.

-Usted tuvo su primera charla con Mauricio Macri en el verano del 2015, y se dijeron de todo. Desde esa conversación a hoy, ¿qué visión tiene de él?

-Es el político que menos me mintió (hace silencio)…

-Veo que eso para usted no es poco.

-Es mucho. Macri no tiene doble cara, tiene una zona oscura, que la combato, y existe otra parte de él que tuvo y tiene la intención de mejorar el país, y la verdad que nuestros diálogos son lo más directos y francos, y hasta maleducados. Él tiene franqueza, y encontró en eso un entendimiento. Yo ya sé lo que él esconde.

-¿Y qué esconde?

-Bueno, no lo voy a decir. Esa parte no la comparto, pero sé lo que es.

-Ahora que se cumplen 20 años de la CC, ¿cuál fue la mejor versión suya?

-Todas. Fui una política que mostró su desnudez. Cuando estuve mal, cuando estuve muy mal, fue un proceso de aprendizaje. Soy lo suficientemente inteligente para saber que eso me costó la presidencia, no recibir financiamiento, no aparentar, pero eran dos precios que no estaba dispuesta a pagar. Yo tengo 30 años en el centro del poder, pero ahora estoy retirada. Yo cumplí. Pero queda pendiente la cuestión moral.

-¿Le reconoce inteligencia a Cristina Kirchner?

-Yo creo que la única inteligencia que sirve es la inteligencia para el bien. La inteligencia para el mal es destructiva en sociedades. Mi vida no pasa por el poder o por el dinero. No te deja de dar pena en lo personal. Pero el daño que produce… como el daño que produce un psicópata.

-¿No le reconoce ningún mérito?

-Pero es que cualquier mérito se desparrama en medio de la violencia y la corrupción.

-¿Cuál fue su mayor frustración en estos 20 años de la CC?

-(Hace silencio) No sé. Se me sanan las heridas, nada es personal. Hay gente muy amorosa que incluso la he tenido que denunciar.

-¿Por ejemplo?

-Rogelio Frigerio (risas). Y es buen mozo, pero tengo fuertes discrepancias con él.

-¿Qué pasó con él?

-Ya está, no es personal. Pero las cuestiones de principios no se saldan. Uno puede fragmentarse, pero el problema es quebrarse en los principios. En los demás partidos no me meto, pero me fui de un partido que se había quebrado, pero tardó casi 20 años. ¿Quién estuvo en la oposición mientras tanto y quién evitó que llegue a la presidencia? El partido radical, pero son mis hermanos. No todos. No tengo amigos corruptos, en lo personal no. Con prácticas políticas discutibles, sí. Yo pensé que para todos iba a ser escandaloso que (Julio) De Vido se robara el país, y no. Todos creían, mientras el kirchnerismo estaba alto, que yo estaba loca.

-Macri en privado suele quejarse de que son pocos los que reivindican su gobierno, ¿usted lo reivindica?

-Yo lo reivindico, ¿qué mas quiere? Fue un gobierno legalista. Lo que pasa que Mauricio no lee los libros.

-¿Pero para usted fue un buen presidente?

-Sí, fue un buen presidente. Lo que no quiso cambiar es lo que lo está perjudicando, por ejemplo eliminar la SIDE. Lo que no hizo bien es lo que le costó el gobierno, por ejemplo tarifas.

-Y cuando ve el tema de la mesa judicial, el supuesto espionaje a los familiares del ARA San Juan o la causa correo, ¿no le hace ruido?

-Yo con la mesa judicial no tengo nada que ver. Si el kirchnerismo creía que Germán Garavano formaba parte de una mesa judicial, ¿por qué no aceptaron el juicio político que le hice? Preguntale a un juez de la Corte si alguna vez hablé con alguno, incluso a los que propuse, como Horacio Rosatti.

-En esa visión que usted tiene del contrato moral de la política, ¿en qué lugar pone a Horacio Rodríguez Larreta?

-Las personas sin utopía tienen un problema, porque no hay sendero sin utopía. Yo tenía ese camino en el humanismo, y ateo, hasta los 38 años. Cuando en una lista se hace un amontonamiento y se deja afuera a una persona de una calidad y una formación para dos años difíciles, como Fernando Sánchez…

-¿Le dolió?

-Me dolió institucionalmente, no personalmente. Fernando está chocho, nosotros hacemos política con cargo o sin cargo.

-¿Lo habló con Rodríguez Larreta?

-No, pero voy a hablar. El lo sabe, cada uno tiene su conciencia. Que a cada uno le caiga en su conciencia. Se termina la lucha de la corrupción en la Argentina si dejan sin representación a la Coalición Cívica, te lo garantizo ya. Yo lo quiero a Horacio, tengo diferencias, pero el diálogo es muy franco y muy directo. En esta casa no se habla con eufemismos, lo que pasa que nadie sabe cuándo ni de qué se habla. Vos en política no podes salir tres días antes de la elección a alabar a otro candidato.

-¿Lo dice por Macri y Javier Milei?

-Sí. Esas cosas no se hacen.

-Rodríguez Larreta pareciera hoy posicionado con serias chances de ser un firme candidato a la presidencia, ¿le genera expectativa una presidencia suya?

-Todo depende del contrato moral. Sin contrato moral no tengo esperanza. El problema es el camino, no la victoria o la derrota.

-¿Y lo ve al jefe de Gobierno llevando adelante ese contrato moral?

-Yo hoy mi fe no la tengo en ningún candidato, en nadie. Yo tengo fe en Dios.

-¿La oposición tiene que apoyar el acuerdo con el FMI?

-Sí, hay que honrar la deuda. La Argentina no tiene un problema de deuda, tiene un problema de crédito. Si se quiere quedar sin dólares para siempre, que no paguen. El problema es de confianza, va a ser por lo menos una generación entera, pero se va caminando.

-O sea que la Coalición Cívica va a apoyar en el Congreso.

-Sí, si, hay que honrar la deuda. El mayor desastre, que Cristina Kirchner aplaudía desde la banca, fue el día que Adolfo Rodríguez Saá declaró el default.

-Y cuando Alberto Fernández llama a un acuerdo a la oposición, ¿le cree?

-No. Pero eso después se acuerda en el Parlamento. Presupuesto es la clave, hay que tener cuidado en la votación en particular. Ahí, por partidas, no hay gobierno ni oposición. Yo vi sesiones vergonzosas en la discusión de presupuesto, y a la madrugada es peor.

-Bueno, hay dirigentes del PRO con relaciones aceitadas con el kirchnerismo.

-Son obvias, y con (Sergio) Massa, obviamente.

-¿Le hace ruido el vínculo de Rodríguez Larreta con Massa, por ejemplo?

-Sí, se lo dije a él. No ruido, me espanta (risas). Yo entonces podría ser amiga del gordo Valor y traerlo a comer asado todos los días, total. Todo el mundo sabe mi opinión sobre (Cristian) Ritondo, sobre Massa, es público.

-¿Palpa la tensión entre Macri y Rodríguez Larreta?

-No…

-¿Y lo ve a Macri con ganas de volver a ser presidente?

-Qué se yo, pero todos quieren ser. Mi experiencia en la vida es que después de que vienen muchos malos, ¡cualquiera puede ser presidente! Y no hablo de Macri que tiene todo el derecho. Yo no estoy juntando puntos para quedar bien con este, con el otro o con mengano, estoy juntando puntos para el cielo. Nadie puede discutir que di todo lo que podía.

-¿No tiene el cielo ganado?

-No sé, pero junto puntos. Nadie lo tiene ganado, y no te creas santo porque vas último a la cola. En general, los peores de todos van primero, y yo soy la peor de todas. Yo soy más Magdalena que santa. Yo soy amiga de Dios, pero santa no voy a ser nunca.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados