¿Si sigue la pelea entre China y Estados Unidos, los teléfonos Huawei se convertirán en pisapapeles?Tecnología 

¿Si sigue la pelea entre China y Estados Unidos, los teléfonos Huawei se convertirán en pisapapeles?

Los usuarios de Huawei desataron el pánico en las redes sociales al enterarse que en medio de la guerra comercial entre China y los Estados Unidos, Google suspendió sus negocios con la empresa china de celulares: el gigante de Silicon Valley suspendió todas las transferencias de productos, ya sean de software o hardware, aunque excluyó a todas las plataformas con código abierto.

En simples palabras, la decisión de Google de restringirle su sistema operativo, Android , a Huawei derivó en un maremoto de quejas, confusión y temor. Y es que, como Google ya no le dará soporte a los usuarios de la marca china, muchos de ellos –con el miedo lógico de que sus smartphones dejen de funcionar correctamente- decidieron ponerlos en venta.

Por ejemplo, el sitio británico MusicMagpie, de compra y venta de celulares usados detalló que se dispararon las ventas de celulares Huawei luego de que se conociera el veto. ¿Pero qué funciones del teléfono podría afectar esta decisión de Google?.

Desde la firma china aseguraron este martes que seguirán brindando actualizaciones de seguridad y servicios de posventa a todos los teléfonos que venda. “Huawei continuará brindando actualizaciones de seguridad y servicios de posventa a todos los productos de teléfonos inteligentes y tabletas Huawei y Honor existentes”, detallaron en un comunicado.

Así, los usuarios de Huawei podrán seguir usando aplicaciones de Google -como Gmail, Google Maps o YouTube-, pero no van a poder actualizar el sistema operativo, el software “madre” del teléfono. Y aquí ocurre el primer problema: a principios de el próximo verano, se espera que salga oficialmente Android 10 Q, la nueva versión Android, y hasta el momento Huawei quedará afuera.

A partir de ahí, los updates para las apps de Android dejarán de estar disponibles en los smarphones y tabletas de la marca china. El veto afecta directamente a Play Store, la tienda de Android, provocando que YouTube o Gmail -entre muchas otras- queden desactualizadas y dejen de funcionar en el dispositivo con el tiempo porque necesitan el nuevo sistema operativo.

Otra aplicación que podría dejar de funcionar, vital para muchos, es WhatsApp en el caso de que Facebook –la empresa de Mark Zuckerberg la compró en 2014 por 19.000 millones de dólares- decida seguir el mismo camino que Google en “cumplimiento con la medida” dispuesta la semana pasada por el gobierno de Estados Unidos a manos de Donald Trump.

A pesar de esto, el gigante chino podría ofrecer actualizaciones cuando estén disponibles en una plataforma de código abierto. “Huawei ha hecho contribuciones sustanciales al desarrollo y crecimiento de Android en todo el mundo. Como uno de los socios clave globales de Android, hemos trabajado estrechamente con su plataforma de código abierto para desarrollar un ecosistema que ha beneficiado tanto a los usuarios como a la industria”, comunicó la firma.

La misma prometió seguir construyendo “un ecosistema de software seguro y sostenible” de escala mundial. Cabe destacar que a los usuarios chinos no les afectará en (casi) nada que Google suspendiera los negocios con Huawei, ya que en 2010 Google había cesado la mayoría de sus operaciones en China – cansados de la censura ejercida por las autoridades chinas- y a partir de ahí los usuarios comenzaron usar Baidu, el segundo buscador más usado del mundo.

La medida adoptada por Google está en línea con la emergencia nacional declarada por Donald Trump, el miércoles pasado. Esa definición asestó un doble golpe contra la firma china: por un lado, prohibió a las empresas locales usar equipos de telecomunicaciones fabricados por empresas que supongan un “riesgo inaceptable” para la seguridad nacional.

Por el otro, incluyó a Huawei y a 68 subsidiarias en la llamada “Lista de entidades” del Departamento de Comercio, una medida que prohíbe a esas firmas comprar componentes fabricados en Estados Unidos sin previa aprobación gubernamental.

Si bien parecen establecer una serie de trabas para hacer más complicadas las transacciones comerciales, ambas medidas gubernamentales comenzaron a ser interpretadas por empresas estadounidenses como una prohibición de facto de comercializar con Huawei.

“Estamos cumpliendo con la medida y analizando sus implicaciones. Para los usuarios de nuestros servicios, Google Play y las protecciones de seguridad de Google Play Protect siguen funcionando en dispositivos Huawei”, informó Google en un comunicado.

Huawei es el segundo fabricante y vendedor mundial de smartphones: en el primer trimestre de 2019 vendió 59 millones de equipos (50% más que en el mismo período de 2018), solo por detrás de los 72 millones que vendió Samsung, según datos de la consultora IDC.

Leer también: ¡Ojo si tenés un Huawei! La guerra comercial entre China y los Estados Unidos llegó a los smartphones

Por eso, la prohibición estadounidense y la decisión de Google afectaría a decenas de millones de usuarios de equipos de la empresa, particularmente en Europa, ajenos a la relación entre China y Estados Unidos.

Otras proveedoras estadounidenses de Huawei, como las fabricantes de chips Intel, Qualcomm y Broadcom anunciaron a sus empleados que no comercializarán equipos con la compañía china hasta nuevo aviso, según informó la agencia Bloomberg.

Los equipos de Huawei tienen en promedio 30% de componentes fabricados en Estados Unidos, donde el año pasado la compañía invirtió 11.000 millones de dólares en semiconductores y otras partes para sus productos.

Este golpe de la Casa Blanca a la cadena de producción de Huawei se sintió en las fabricantes de chips occidentales STMicroelectronics, Infineon, AMS, STMicro, Lumentum, Qualcomm, Xilinx, Micron Technology, Broadcom, Skyworks y Advanced Micro Devices, que cayeron en las bolsas entre 3 y 8 por ciento.

Articulos relacionados